¿Qué meter en la maleta para un safari en Tanzania?

Llegó el momento, el viaje, el sueño de África hecho realidad, ¡toca hacer la maleta! Pero… ¿qué ropa llevamos a un safari?

¿Qué colores utilizar?

Como guía general se recomienda llevar ropa cómoda que puedas lavar fácilmente para volvértela a poner. Eso sí, ten en cuenta los colores: los mejores son los neutros como el beige, el caqui, o el verde. No es un capricho. Colores más fuertes como el azul, el negro o los más brillantes, son imanes para algunos insectos como la mosca tsé tsé, y no queremos hacer el viaje de nuestra vida y ¡quedarnos dormidos!. El color blanco también es conveniente evitarlo por el polvo de los caminos, así que, aunque parezca un tópico, lo ideal es vestir con los colores de la tierra.

¿Cuánto peso meter en la maleta?

No hace falta meter en la maleta muchas cosas, de hecho, para los viajes en Tanzania, que a menudo implican coger algún vuelo interno, se permiten 15 kgs de equipaje, así que es mejor elegir bien y dejar los “por si acasos” en casa. Lo ideal es llevar una bolsa, maleta o mochila blanda por cuestiones de espacio y peso.

¿Qué ropa llevamos entonces para un safari en Tanzania?

Camisetas de algodón, de manga corta y  larga –para protegerse del sol y los insectos-, un par de pantalones cortos y pantalones largos ligeros –también por los mosquitos-, ropa interior, chaqueta, jersey o forro polar para cuando refresca por la mañana o al atardecer, un chubasquero –este sí es “por si acaso”-, un pañuelo o similar para el cuello, bañador o bikini,  el neceser con lo básico, zapatos o zapatillas de deporte cómodos y cerrados para el día, y sandalias o chanclas para los momentos de relax.

¿Y qué otras cosas imprescindibles debemos llevar a un safari?

Linterna: Las noches de África no tienen nada de contaminación lumínica así que ¡genial para ver las estrellas! Pero hace falta alguna luz para encontrar el camino a la tienda de noche… Los frontales son muy buena idea porque te permiten llevar las manos libres, pero una linterna normal (no hay que olvidarse las pilas) hace también su función.

Cámara: Es verdad que uno quiere centrar la atención en el puro disfrute y aprovechar la desconexión de la tecnología, pero también quedarse con los recuerdos de las fotos de animales y paisajes brutales. África es el sueño de cualquier fotógrafo. Además, ¡truco!, si tu cámara tiene buen zoom, es perfecto para acercar la mirada en busca de los más tímidos.

Prismáticos: Si los tienes, ¡no se pueden quedar en casa! Perfectos para que no se escape nada. Los “ideales”: de 8x, o mejor aún, 10x.

Crema solar de alta protección, cacao, gafas de sol y un sombrero o gorra: El sol no perdona y al estar entretenidos, nos olvidamos. El astro rey en África pega fuerte y hay que protegerse.

Un buen libro y/o una libreta y boli para las tardes relajadas tras los safaris. Leer, escribir o dibujar al atardecer, con esa luz tan impresionante, es un gustazo, y si encima vas contando tus impresiones del viaje, tendrás un souvenir estupendo a la vuelta.

Documentos: Pasaporte, visados, seguro de viaje, copia de los billetes y cartilla de vacunación en caso de que sea necesaria. Parece obvio, pero es mejor asegurarse una y mil veces.

Medicamentos básicos: un pequeño botiquín siempre viene bien, además de las prescripciones que tengas. Mejor si no hay que usar nada, pero es conveniente llevar algo para la diarrea, antihistamínicos, dolor de cabeza, repelente de insectos, lágrima artificial, tiritas,…

Y por supuesto, no hay que olvidar empaquetar curiosidad, sentido del humor, paciencia y sentido común.  ¡Todo listo para la aventura!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Qué necesitas?
¡Hola, Inspirer!
¿Te ayudamos?