Quizá fue un día de esos lluviosos en pleno confinamiento. Uno de tantos que pasamos en casa mientras la Madre Tierra volvía a respirar…